Abonado Acuarios

Inspirado en HADA – Abonado práctico para principiantes verdes

fuente: Inspirado en HADA – Abonado práctico para principiantes verdes
Un interrogante recurrente que surge cuando hablamos de acuarios plantados es cómo o cuánto abonar, y es una pregunta que se puede responder de tantas maneras que lo más probable es que quien necesita saberlo termine con algún grado de desorientación… por no decir totalmente desorientado. Mientras mas se lee, experimenta y aprende mas alternativas surgen para llegar a un buen resultado, todo dependerá de qué y cómo se lo quiera conseguir.

En este texto intentaré simplificarlo al máximo, para que abonar no sea un problema, métodos de abonado hay varios y buenos, pueden leerlos aquí si gustan (métodos de abonado), pero por ahora haré a un lado las bases teóricas y me centraré en la parte práctica que mejor me ha funcionado. Lo que sigue a continuación surge de la repetida lectura, puesta en práctica y experimentación propia, dada la falta de bases teóricas que tiene el texto recomiendo leer antes el artículo de Roma al que yo considero lo mejor para los que se inician, allí encontrarán los conceptos básicos y mucho mas.

La que marca el ritmo de un acuario plantado es la luz, a mayor luz las plantas tienen mas necesidad de nutrientes, si tu acuario no entra en la categoría de los llamados High Tech entonces no sigas leyendo porque deberás llevar el abonado de otra manera, si por el contrario tu acuario entra en esa categoría entonces a abonar se ha dicho.

 

 

Abonado Acuarios

Los macronutrientes principales son nuestro primer objetivo, es decir Nitrógeno, Fósforo y Potasio. La forma en la que abonaremos estos es a través de sales que los contienen, estás serán:

-Nitrato de Potasio (KNO3),
-Fosfato monopotásico (KH2PO4) y
-Sulfato de potasio (K2SO4).

Cuando se mezclan estas sales con agua sus iones se disocian (anión y catión) y pueden ser tomados de esta manera por las plantas, como comentaba, no nos vamos a extender en las bases teóricas sino en la práctica:

-El KNO3 servirá como fuente de NO3 (Nitrato/Nitrógeno) y K (Potasio).

-El KH2PO4 nos servirá como fuente de PO4 (Fosfato/Fósforo) y K (Potasio).

-Para completar el Potasio restante que necesitaremos usamos la sal K2SO4.

La metodología que vamos a explicar se basa en la creación de una única solución (sal + agua) con todos los macronutrientes porque es lo que considero mas práctico luego de leer y probar muchas muchas alternativas. Ya veremos mas adelante como hacer esto.

 

 

Como he comentado, la que marca el ritmo es la luz, a partir de aquí y con el CO2 en rango será la cantidad de plantas que tengamos las que indiquen cuanto abono se va a necesitar en función de la luz que haya. Es decir, si hay mucha luz y pocas plantas vamos a necesitar menos abono que si hay mucha luz y muchas plantas. Siempre la premisa es que las plantas no pasen “hambre” de macronutrientes, si eso sucede el acuario empieza a tener problemas tales como algas o deterioro de plantas, si se pasan por un poco con la cantidad de macronutrientes no ocurre nada, sin embargo si se es muy exagerado con el exceso la experiencia me ha mostrado que a algunas plantas puede no simpatizarles alterando su morfología o tasa de crecimiento, mientras a otras parece no afectarles. No tienen que faltarnos nutrientes y lo óptimo sería que no nos sobren demasiado.

 

Dado que aquí la idea es simplificar no usaremos tests, esos los guardamos para otras formas mejores y ya probadas, ésta solo busca ser lo mas simple posible. Y dado que no vamos a usar tests las necesidades de abono de nuestro acuario las tendremos que ir ajustando en función de su respuesta. Tal es así que dividiremos nuestro abonado en etapas, siendo la primera el “inicio” de un montaje.

Se darán cuenta que hasta ahora nunca mencioné el sustrato, bien, el sustrato es una parte muy importante y puede ser fuente de nutrientes, sin embargo he llevado acuarios con sustrato inerte con resultados similares y la metodología no fue demasiado diferente, quizás sea mas estable con el sustrato nutritivo dado que uno puede usar menos cantidad de nutrientes teniendo presente que en caso de estar algo “corto” con alguno el sustrato puede ayudar con la falta. Leerán cosas muy interesantes sobre el sustrato en la web, incluso sobre el sustrato y su mal funcionamiento en un acuario que recibe abonos, pero no busco explayarme sobre bases teóricas, así que eliminaremos el sustrato de la ecuación, sea nutritivo o inerte nos da igual a la hora de abonar.

Haré aquí un paréntesis dado la época que nos ha tocado en este hobby en constante evolución y basandome en la opinión de otros. Hoy en día hay sustratos nutritivos comerciales (no solo de la casa ADA), donde recomiendo seguir las instrucciones del fabricante porque además de liberar gran cantidad de nutrientes los primeros días, se complementan con sus abonos, creados como binomio para ese sustrato específico.

En los inicios de un montaje uno recibe algunas premisas, primero poner muchas plantas, segundo que sean de crecimiento rápido (de tallo), tercero iniciar con un fotoperiodo corto y cuarto tener paciencia. Bien, esto sería lo ideal para no tener problemas, verán algunos videos en donde se planta todo el acuario desde el inicio, la mayoría de nosotros no podemos hacer eso todavía y arrancamos con 3 plantas en moderado estado de salud. Esto no será un problema, lo he hecho varias veces y sin dificultades, solo hay que tener muy presente el 4to punto, paciencia.

 

 

Mi recomendación para el inicio es dejar el acuario con el sustrato y el Hard (piedras-troncos) puestos, con el filtro andando y con la luz apagada de 2 a 4 semanas con cambios de agua semanales del 50% del volumen de agua. Pasado este periodo plantar e iniciar con un fotoperiodo corto de 6 horas con luz en rango High Tech (todas las luces encendidas). A partir de ahí comenzamos a abonar.

Vamos a preparar nuestro abono de la primera etapa. Por las siguientes 2-4 semanas abonaremos esto solamente, si las plantas arrancan con fuerza serán 2 semanas, si por el contrario están detenidas o pierden algunas hojas antes de arrancar, pues quizás se están adaptando, lo prolongamos a 4 semanas. Todo ese tiempo únicamente con 6 horas de luz.

Abonaremos por semana 5ppm de NO3, 0.5ppm de PO4 y 5ppm de K. Para ello armamos una solución con nuestras sales usando esta calculadora (ver aquí calculadora solución NPK).

Usando la calculadora y llenando los espacios en blanco rápidamente pueden ver como armar su solución. Recomiendo dividir el abonado en 3-5 dosis semanales al menos. Verán que la solución se crea, para hacerla mas cómoda, con mililitros enteros y no fraccionados. He intentado que se armen las soluciones de tal manera que no queden sobresaturadas de sal y por ende precipiten, si tienen problemas de este tipo espero sus comentarios para poder subsanar los errores de la calculadora. Como consejo es mas fácil diluir una sal en agua tibia o caliente.

Pasadas estas 2-4 semanas y siempre que las plantas hayan enraizado, comenzado a tener brotes nuevos y mostrando signos de crecimiento cambiamos el abonado y pasamos a la segunda etapa .Con plantas provenientes de cultivo emergido, o en malas condiciones, o escasas, también puede pasar que no asimilen lo que les estamos proporcionando si somos muy exagerados con el abonado, por ello es importante esperar a que arranquen antes de pasar a la segunda etapa. Abonamos 10ppm de NO3, 1.5ppm de PO4 y 10ppm de K y subimos el fotoperiodo a 8 horas. Seguiremos adelante con esto hasta que el acuario esté plenamente plantado y con al menos el doble de volumen vegetal que al comienzo y siempre que las plantas no muestren signos de carencias o excesos. Religiosamente respetamos el cambio del 50% de agua semanal.

A partir de que el volumen vegetal es mas intenso pasamos a la etapa final del abonado en donde nos movemos en un rango. El acuario plantado medio necesitará 10-25ppm de NO3, 2-4ppm de PO4 y 10-25ppm de K con un cambio de al menos el 50% de agua semanal. Para esta tercera etapa recomiendo el fotoperiodo en 8-10 horas. Ya en esta etapa final el tipo de plantas y las carencias o alteraciones morfológicas que hayan mostrado nos harán saber si es necesario hacer mas fuerte nuestra fórmula en algún u otro macronutriente, seguir con la misma, o bajarla, pero siempre manejándonos dentro de esos rangos amplios no estaremos muy alejados de las necesidades reales del acuario. Si usamos la dosis máxima recomendada seguramente estaremos algo pasados cercano a lo excesivo, si vamos con la dosis mínima puede que algún macronutriente esté llegando al límite de lo mínimo necesario, pero sería raro que estemos muy errados. Una práctica muy aconsejable es resetear el acuario cada tanto, con algunos cambios importantes de agua seguido como para deshacernos de todo el excedente que se pudiera haber estado acumulando semana tras semana, sobretodo si empieza a haber problemas.

 

 

En cuanto al Fe (hierro) recomiendo usar un quelato de Fe. En la etapa de inicio abonamos 0.02ppm semanales, superada esta nos ubicamos en 0.1-0.2 ppm de Fe semanales. Difícilmente necesitemos mas que eso, y puede que el acuario funcione igual de bien sin abonarlo en lo mas mínimo, personalmente lo hago por costumbre y con la premisa de que las plantas no pasen “hambre”. Tengan presente que la mayoría de los sustratos nutritivos comerciales y caseros lo que mas tienen es Fe-micronutrientes, en una reserva bastante grande como para ver esto como un problema. El maestro Sosa nos enseña a preparar un quelato de hierro casero (ver aquí calculadora de Fe), y sino podemos adquirir algunas de las opciones comerciales.

 

En cuando a los demás micronutrientes los dejaremos por si surgen carencias que no pudieran subsanarse o agua extremadamente blanda, la cual no suele llevarlos. Los buenos cambios de agua proporcionan la mayoría de los micronutrientes, los cuales las plantas necesitan en mínima proporción.

 

Siempre la “lectura” del acuario, para saber como ajustar el abonado de la etapa final, la hacemos del conjunto. Algunas plantas nos cuentan mejor que otras lo que está pasando, aprender a leer el acuario lleva práctica, en este hilo (bioindicadores) pueden esbozar algo de ello, pero realmente es la práctica. A veces la falta de algún nutriente conduce a que la planta no tome el resto y muestre signos de carencia de cualquiera y eso nos puede confundir, por eso es recomendable mirar el conjunto y “leer” a todas a la vez. También la aparición de algas en etapas no iniciales nos indica que el acuario está desequilibrado y las plantas no del todo bien, ahí hay que ajustar el abonado mirando a las plantas y quizás resetear para retirar excedentes de nutrientes. Con la práctica veremos como modificando el abonado dentro de nuestro “rango” se subsanan la mayoría de los problemas.

 

 

Hasta ahora no hemos hablado del Calcio (Ca) y Magnesio (Mg), el GH, esto es algo sobre lo que hay menos consenso que sobre NPK. Dentro de cierto rango parecería no haber problemas para las plantas, aguas muy blandas (GH menor a 2-3) o muy duras (GH mayor a 12) podrían empezar a presentar problemas, las primeras por la falta de estos macros secundarios y las segundas por el exceso. La experiencia me ha mostrado que hay un balance entre el Ca-K-Mg que es interesante mantener para obtener mejores resultados, parecería que el Calcio debe abundar por encima del Potasio y este sobre el Magnesio. La relación Calcio-Magnesio 4-1 es un punto de partida, pero es un punto que aún no he encontrado del todo, el Potasio lo manejamos en el rango ya comentado previamente.

 

Simplificando ¿es necesario aportar Calcio y Magnesio?, si el agua es muy blanda puede que si, si el agua es muy dura todo lo contrario, recomiendo, basado en las experiencias de otros, mezclar el agua de red con agua de Osmosis o destilada para el cambio semanal de agua y así trabajar con menos dureza. Si no le aporto Ca-Mg a aguas blandas puede conducir a carencias o puede el abonado con potasio desequilibrar el balance entre estos cationes. Si uso aguas muy duras puedo tener algunas dificultades con algunas plantas y quizás ello me conduzca a otros problemas donde nunca le esté encontrando el equilibrio al acuario.

 

 

Aún así verán que hay gente experimentada que no tiene mayores problemas con este punto, e incluso llevan el acuario de manera muy diferente y quizás mejor, es posible que a las plantas realmente les de igual, pero este texto está dirigido a quien se inicia en el abonado, por lo mismo considero que este es un rango de dureza menos problemático para hacerlo.

Espero haberles sido de ayuda para iniciarse en el abonado de un acuario plantado, con el tiempo y la práctica iran encontrando la medida justa para que sus plantas luzcan impecables. He intentado que sea algo simple, desde ya que continúo mi aprendizaje y espero este texto siga evolucionando conmigo ya que el hobby no deja de sorprenderme.

Batuke
Area Verde – PA

fuente: http://planetacuario.com

 

Comments are closed.